Aire acondicionado y purificadores de aire.

Con la vuelta al trabajo y el aumento de las temperaturas de cara al verano, surge en plena pandemia dudas sobre los equipos de aire acondicionado y la calidad del aire que respiramos.

Si bien es prioritario utilizar la ventilación natural, a la hora de utilizar máquinas de refrigeración del ambiente, se deberán emplear flujos lentos. Así como y poner en práctica protocolos de limpieza y desinfección tanto en las viviendas como en los establecimientos comerciales. Debemos de recordar que estos sistemas contribuyen a la dispersión de partículas en locales cerrados.

LA RECOMENDACIÓN: AIRE EXTERIOR

Las autoridades sanitarias insisten en NO UTILIZAR climatizadores para la recirculación de aire. Si bien todavía no hay datos concluyentes sobre la transmisión del patógeno a través de la vía aérea, su similitud con otros virus conocidos no lo descarta. Esto implica que no sólo se mantendría en el aire durante un tiempo sin concretar, sino que sería transportado por los flujos de ventilación o sistemas de climatización.

Por esta razón, el primer consejo es trabajar exclusivamente con AIRE EXTERIOR. En caso de equipos centralizados que no se puedan apagar, se programará su funcionamiento para que no coincida con la jornada laboral o la estancia de las personas durante el proceso de ventilación artificial.

En los aseos interiores o sin posibilidad de ventilación exterior, los extractores deben funcionar en continuo. Al usar el inodoro, antes de la descarga, se bajará la tapa para reducir la salida de aerosoles, aunque tampoco se ha demostrado la transmisión por esta vía.

Aire libre

LIMPIEZA DE FILTROS

La segunda norma es la LIMPIEZA DE FILTROS, frecuente, siguiendo las recomendaciones del fabricante y con protección (mascarillas y guantes).

PURIFICAR EL AIRE QUE RESPIRAMOS

Como tercer punto, PURIFICAR el aire para eliminar elementos contaminantes, ya no solo patógenos, sino también polen, ácaros, polvo, humo, malos olores… Existen varias tecnologías para devolver un aire más limpio:

  1. IONIZADOR
  2. OZONIZADOR
  3. PURIFICADOR y filtros HEPA

Básicamente los diferencia CÓMO eliminan la suciedad ambiental. El ionizador emplea la electroestática, el ozonizador emplea un gas y el purificador utiliza medios mecánicos.

También el método por el que desaparecen estas partículas del aire es distinto:

  • El ionizador las elimina del aire en suspensión para provocar su caída.
  • el ozonizador las desintegra por acción de su efecto desinfectante.
  • el purificador las atrae y atrapa en un filtro.

Otra diferencia radica en la emisión o no de sustancias para eliminar las partículas del aire y proceder a su limpieza:

  • El ionizador emite iones negativos.
  • El ozonizador emite gas ozono (perjudicial si no se usa correctamente y en las dosis recomendadas, ya que inhalar ozono, incluso en pequeñas cantidades, puede irritar los pulmones y la garganta, provocando tos, dolor en el pecho, dificultad para respirar, incluso un mayor riesgo de padecer enfermedades respiratorias).
  • El purificador no emite sustancia alguna porque consiste en atrapar físicamente la suciedad en los filtros. Los modelos más modernos pueden incluir sistemas de ionización u ozonización.

Cualquiera de los sistemas resultará eficaz, mejorando la calidad del aire y la salud respiratoria. Elegir uno de los tres dependerá de los matices que valore cada persona:

  • Sensación de frescor natural que proporciona el ionizador.
  • Destrucción total de la suciedad del aire que resulta de la utilización de un ozonizador
  • La versatilidad del purificador actual que permite un sistema de limpieza “mixto” por sus avanzadas prestaciones, aunque éste factor también incrementa su precio.

PURIFICADORES

El funcionamiento de un PURIFICADOR es básicamente atrapar o retener las partículas. Esto se lleva a cabo mediante un ventilador que obliga al aire a atravesar un sistema de filtrado. En este se atrapan las impurezas antes de devolverlo a la habitación. Cabe destacar que lo más importante es el TIPO DE FILTRO y el grado de retención ofrece. Esto determinara la calidad del aire que saldrá a la habitación. Esto implica sustituir los filtros de forma periódica para que sigan siendo efectivos.

Se recomienda filtros HEPA, que no TIPO HEPA (más asequibles pero menos eficientes porque no satisfacen los estándares o no han sido testados en laboratorios independientes). Esta denominación proviene del inglés High Efficiency Particulate Air. Cumplen unos estándares por los que debe atrapar partículas iguales o superiores a 0,3 micras de diámetro con el 99,97% de efectividad.

A mayores, suelen disponer de EXTRAS como ionización (neutralizador de partículas), carbón activo (neutralizador de olores) o luz ultravioleta (neutralizador de bacterias que a su vez se acumulan en los filtros).

Por otra parte, debe ser acorde con los m3 de la estancia cuyo aire va a purificar, al igual que ocurre con los equipos de aire acondicionado o calefacción. Por eso es necesario calcular el volumen de la habitación, para comparar con las especificaciones del Purificador. Es aconsejable que la potencia del equipo supere la dimensión de la estancia a que se quede corta. Pero debemos evitar excedernos demasiado pues a mayor volumen, más potencia requerida. Debemos tener en cuenta que si va forzado afecta no sólo a su efectividad sino a la vida útil y al consumo eléctrico del aparato. Por todo esto es importante calcular qué equipo necesitamos según las necesidades del local a purificar.

TAMAÑO DEL PURIFICADOR

Las dimensiones dependerán de las características, como la potencia y los filtros utilizados. Es un aparato portátil que facilita el manejo doméstico. También es conveniente contemplar el NIVEL DE RUIDO generado, buscando como otra característica no menos importante, que sea silencioso. También puede disponer de MODO NOCTURNO, de forma que lo ideal para dormir es no superar los 30 dB, teniendo en cuenta que los electrodomésticos suelen estar entre 30 y 50 dB.

OTRAS CARACTERISTICAS

Factores interesantes, aunque secundarios, son:

  • la posibilidad de programarse y disponer de mando a distancia o aplicaciones que permitan manejarlo de forma domótica / telemática, pudiendo gestionarse mediante asistente de voz o dentro del hogar “inteligente”, con su correspondiente ahorro energético.
  • También pueden incluir sensórica, funcionando de forma autónoma, mediante la detección de variaciones en la calidad del aire y las partículas, ajustando el tiempo de operación como la potencia empleada.
  • Y tampoco hay que olvidar la notificación del deterioro del filtro, que es la pieza clave, para proceder a la sustitución del mismo, ya que su vida útil es limitada.

OFERTA DE PURIFICADORES EN ALGASA

En ALGASA llevamos 20 años confiando en los PURIFICADORES IQAIR modelo HealthPro 250 – Depurador de aire y rompemos el stock desde 300€ / unidad para renovar modelos (existencias limitadas):

  • Préfiltro: filtro de polvo fino F8 (1,6 m2)
  • Filtro de gases y olores: Compuesto de carbón activado especial
  • Filtro para sustancias en suspensión: Calidad aséptica HEPA H12/1 (3.8 m2)
  • Carcasa de materia plática ABS estabilizado con rayos ultravioleta
  • Control electrónico de duración del filtro
  • Caudal de aire: 60 m3/h min- 350 m3/h max
  • Para habitaciones de hasta 50 m2 en 2,7 m de altura del techo
  • hasta un 99,97 % de retención de partículas
  • Dimensiones (alto, largo, fondo):71x38x41 cm
  • Incluye mando a distancia
Purificador 2
Purificador 1

Los filtros se pueden conseguir fácilmente (en AMAZON desde 83€), aunque su duración es superior a la media del mercado, generalmente reemplazables una vez al año, ya que son más resistentes y duran hasta 5 años los filtros HEPA y hasta 2 años los de CARBÓN ACTIVO, lo que significa un ahorro sobre los filtros estándar.

Si te ha gustado comparte esta entrada.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email