Ahorrar en calefacción: consejos básicos para reducir nuestra factura

Ahorrar en calefacción sin acometer grandes obras es posible siguiendo unos sencillos consejos.

Ahora que parece que empiezan a bajar las temperaturas y llega la hora de encender la calefacción conviene tener en cuenta una serie de consejos que pueden significar un considerable ahorro:

  • Buscar aquellos sitios por donde se filtra el aire frío del exterior a nuestra vivienda. Puertas, ventanas, rendijas de cualquier tipo… debemos localizar estas fugas y encontrar la forma más eficaz de disminuir las filtraciones. Podemos instalar espuma o burletes que son económicos y de fácil colocación. En algunos casos estas filtraciones son necesarias por seguridad (rejillas de ventilación y salidas de humos). En esos casos conviene dejar cerradas las puertas de las habitaciones donde se encuentren siempre que no las estemos usando. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), esta simple medida puede reducir hasta en un nada despreciable 30% nuestro consumo en combustible.
  • A la hora de ventilar las habitaciones el IDAE recomienda abrir las ventanas el tiempo justo para renovar el aire pero sin enfriar paredes ni suelo. Con 10 minutos sería suficiente, evitando consumir más energía de la necesaria para volver a calentar la estancia. Y a ser posible hacerlo cuando la temperatura exterior no sea excesivamente baja.
  • Es importante tener en cuanta los ciclos de luz y oscuridad del día. La luz es calor y debemos de aprovechar las horas que esta presente dejando entrar el máximo posible en nuestra vivienda. Sobre todo en aquellas estancias orientadas al sur y que reciben el sol directamente en sus ventanas. Igualmente cerrar las persianas para aumentar el aislamiento cuando oscurece nos ayudara a ahorrar en calefacción.
  • Purgar los radiadores. Se trata de una tarea muy sencilla que consiste en vaciar el aire que haya podido entrar en los mismo durante el periodo de inactividad. Nuestra caldera calienta agua que envía por el circuito de calefacción, esta entra en los radiadores calentando el metal de los mismos que a su vez transmitirá el calor a la habitación. Si el radiador contiene aire el sistema no funcionara eficientemente. Como purgar los radiadores.
  • No secar la ropa encima de los radiadores.  La mejor forma de secar la ropa es dejarla al aire. Colocar la colada encima de los radiadores aumenta la humedad en la habitación haciendo necesaria una mayor temperatura para que sea confortable, ademas reduce la eficiencia energética de su calefacción consumiendo más energía.
  • Utilizar un termostato. Según el IDAE un sistema que encienda y apague la calefacción de forma automática teniendo en cuenta la temperatura es imprescindible. En las casas con radiadores, es incluso posible instalar un termostato individual en cada uno de ellos. Ademas son habituales aquellos que permiten ajustar el encendido y el apagado de la calefacción a nuestros horarios.
  • Ajustar la temperatura. El IDAE afirma una temperatura confortable para nuestra vida diaria oscila entre los 19 y los 21 grados centígrados. Para dormir recomendada una temperatura entre 15 y 17 grados. Es importante tener en cuenta que cada grado más de temperatura supone un 7% de gasto de combustible, basta con utilizar un simple jersey o una manta. Además, temperaturas superiores a los 23 grados resecan el aire y provocando sensación de incomodidad.
  • Consultar con el instalador cuál es el nivel de temperatura interna correcto para nuestra caldera. Por norma general, el IDAE recomienda conservar las calderas a 70 grados. Esto reduce las pérdidas de energía y evita que el exceso de temperatura produzca sensación de incomodidad o provoque manchas en las paredes.
  • Realizar correcto mantenimiento del sistema de calefacción de la vivienda es critico. Debemos revisar nuestra caldera anualmente para mantenerla en condiciones optimas de funcionamiento, evitando fugas energéticas y gasto económico.

Uso de Termostatos programables.

Termostato para ahorrar en calefacciónLos termostatos programables son nuestros aliados a la hora de ahorrar en calefacción. Debemos programarlos en función de las horas en las que vamos a estar en casa. Cuando no estemos se recomienda bajar la temperatura de calefacción a unos 17 grados. No apagarla, a no ser que vayamos a estar fuera varios días, y tampoco mantenerla a la misma temperatura todo el día aunque no estemos ya que en ese caso el consumo será mayor. Igualmente para dormir 17 grados son los aconsejables.

Cuando estemos en casa fijar la temperatura entre 19 y 21 grados y tener en cuenta que tardara unos 20 min en llegar a esa temperatura desde los 17-18 grados anteriores.

Actualmente se esta ampliando la gama de los termostatos llamados “inteligentes” que “aprenden” de nuestros usos y costumbres para afinar su programación al máximo consiguiendo el mayor ahorro en calefacción posible.

Otra opción de regulación sería la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores, ya que permiten ajustar automáticamente la temperatura en cada radiador, independizando las habitaciones, ya que es posible que no se necesite calentar con la misma intensidad todas las estancias de una casa.

En cualquier caso si disponemos de una caldera muy antigua, deberíamos de plantearnos hacer una inversión en otra nueva, la mejora en el rendimiento de las nuevas tecnologías, como es el caso de las calderas de condensación, hará que la inversión se amortiza en pocos años, con el ahorro energético que se vaya logrando mes a mes. Recuerda que en Algasa te asesoramos sin compromiso sobre que tecnología es la más adecuada en tu caso para ahorrar en calefacción.

 

Si te ha gustado comparte esta entrada.
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email